Tania Muñoz

Tania Muñoz

Siempre me había gustado ir al colegio; el olor del papel, de los libros y la goma de borrar. Pero tenía mala letra y nunca me entusiasmaron ni las divisiones ni los partidillos de fútbol del patio.

Quise ser maestra, tendera, cantante, princesa, aventurera y artista a partes iguales. Las observaciones en las notas de primaria, sin embargo, daban testimonio de una cierta incontinencia verbal, molesta, pero no incurable.

Un riñón rebelde me hizo pasar muchos días en la cama de casa y del hospital. A cambio, me convertí en una lectora fiel y entusiasta, de las que releen sus cuentos preferidos las noches de domingo, de las que se ríen y lloran a solas con sus libros.

Llegué a la universidad y me licencié en historia por la Universitat de València, sin ninguna vocación concreta pero con muchas ganas de conocer el mundo, de aprender, de cambiar las cosas. Además de coleccionar sellos en mi pasaporte y continuar estudiando, también quise tener un trabajo como el resto de la gente.

Así es como me mudé a Barcelona, disfrutando y sufriendo la gran ciudad y trabajando de maestra aquí y allá. Fui tutora de primaria, maestra de inglés, enseñé geografía e historia en varios institutos…fueron unos días intensos, también difíciles y maravillosos. Todo al mismo tiempo.

Una cálida noche de Otoño en Barcelona, las cosas dieron un giro inesperado. Una amiga narradora, Mayte Flores, me propuso ir a escuchar una sesión de cuentos. Eran Tim Bowley y Charo Pita. Y fue maravilloso; No era solo que las historias me encantaran, que me emocionaran, sino que algo en lo más profundo de mí se sintió conmovido y arrastrado. Sentí que aquello me había estado esperando desde siempre. De alguna manera, había llegado a casa.
Entonces la rutina del instituto empezó a pesarme un poco más cada día y ya no podía parar de imaginar cómo sería la vida si fuese de otra manera. Cómo sería la vida, pongamos, si me dedicase a contar cuentos.

Desde ese momento pasaron muchas cosas. Empecé a formarme en narración oral, en interpretación, en clown, en la recopilación de tradición oral. Leí mucho, escuché muchas historias, recopilé cuentos (o lo intenté) en África y me empapé de un montón de narradores y narradoras y sus universos. Dejé la seguridad de un trabajo más o menos fijo y me lancé a la piscina. A la dura vida de quien quiere cumplir sus sueños y además tiene que pagar autónomos.

A día de hoy compagino la narración de cuentos con la docencia de Historia medieval en la Universitat Jaume I de Castellón y los estudios de doctorado. Pero cuando estoy impartiendo clases en la Universidad así como cuando estoy contando un cuento, siempre siento que mi vida transcurre entre historias.

Y de este oficio, tan nuevo y tan antiguo, me quedo con las palabras de Maya Angelou cuando afirma que…
“Words mean more than what is set down on paper. It takes the human voice to infuse them with the shades of deeper meaning.”

SU PARTICIPACIÓN EN CUENTACUARENTA 2017

Sábado 18 de marzo

20.30 h. Álbum de familia. Sesión de cuentos para adultos. Casino abulense.
Aportación voluntaria a la salida.

En Álbum de familia se entremezclan historias de vida (propia, inventada, ajena y enajenada) y creaciones literarias que se esconden detrás de un viejo álbum que nadie mira. Un álbum lleno de fotos entrañables y extrañas. Porque en mi familia somos muchos y no siempre bien avenidos. Entre guerras, mudanzas y peleas nos hemos quedadomedio perdidos, sin fotos ni memoria.

Domingo 19 de marzo DOMINGOS DE CUENTO

19.30 hMirabilia. Gondomatik (Valladolid). Entrada: 5€ con consumición.

Mirabilia es una sesión de cuentos estructurada en torno al mundo medieval europeo. A través de leyendas, cuentos de tradición oral y poemas, esta sesión de cuentos pretende aproximar al espectador a la Edad Media y su cultura desde la perspectiva del imaginario de las gentes que habitaron esta época.
Anuncios