Cuarenta días viviendo en un tiempo improbable

_APH4005

Por Arturo Prieto, fotógrafo.

Un año más, los momentos más relevantes del Ciclo Internacional de Narración Oral para Adultos Cuentacuarenta pasan por el tamiz de la mirada del fotógrafo, y una vez finalizado el Ciclo, se presentan en forma de exposición. En esta ocasión, somos los fotógrafos Arturo Prieto, Eulalia Martínez, jlj.moracho y Mara Ruiz quienes hemos capturado, durante cuarenta días, los instantes ocurridos ante nuestras cámaras.

Con la exposición se mantiene un año más el vínculo que en Cuentacuarenta une la narración y la imagen, el arte de contar historias de viva voz, con el arte de la imagen fija. No se trata de un matrimonio de conveniencia. Es una relación basada en los sentimientos. Y es que ambos oficios se nutren de la emoción: La fotografía permite sostener en el tiempo aquello que ocurre en una fracción de segundo, compartir experiencias, detener y capturar las emociones fugaces; y ésto es, a grandes rasgos, lo que proporciona la narración oral, sentimientos y emociones que se hacen perennes en la memoria de quien escucha con el tradicional vehículo de las historias contadas de viva voz.

El narrador se empeña en esa faena. No se trata de recitar de memoria una historia retenida miméticamente. El narrador hace uso de unas dotes artísticas en las que, a través de la entonación, los ritmos de su voz marcan los tiempos del relato, y provoca que el público entre en el juego. Es esa la dramaturgia propia de la narración oral. Al relato, a la historia, se añade el repertorio de gestos, expresiones y cambios de voz que hacen que cada narrador utilice el lenguaje común para adaptarlo y hacerlo propio. Las historias y cuentos se vinculan así al narrador, son en un momento y un lugar determinados, y desaparecen en los entresijos del tiempo.

_APH1473

El fotógrafo, por su parte, se maneja en ese tiempo en extinción, utiliza los medios técnicos y mecánicos, adapta y exprime el lenguaje común para captar ese instante fugaz capaz de contener su mensaje, de comunicar las emociones. La permanencia de la imagen fotográfica hace posible que lo más sencillo adquiera relevancia. El fotógrafo vive, se alimenta, de un tiempo inexistente. Habita la incertidumbre del instante siguiente, aquel que está por venir. Un tiempo que no es y quizá nunca será. Misterioso y, casi siempre impredecible. Se anticipa al gesto, prevé la reacción. Pero al mismo tiempo, es un superviviente, capaz de adaptarse al imprevisto, a la genialidad, preparado para no dejar pasar la oportunidad. Vive en los tiempos marcados por el otro, por su mirada. Un maestro del juego en la distancia para que, llegado el instante, ojo, cerebro y corazón se alineen de manera sutil y anticipada, o inesperada y violenta. Cuando el oído se suma a la ecuación, se convierte en la herramienta que permite desenmarañar el diccionario gestual que a modo de jeroglífico propone el contador de historias. El fotógrafo va desenterrando, poco a poco, la piedra roseta de cada narrador, buscando anticipar el momento, capturar ese instante improbable en el que la intuición se convierte en adivinación en los treinta centímetros tras el visor y la decisión de apretar el disparador reescribe el guión no escrito de los acontecimientos. El tiempo desaparece y la alquimia de la luz y la sombra tiene lugar. El cerebro está en el próximo instante. Vuelve la voz, y el cuento continua.

Mientras el narrador cuenta su historia, el fotógrafo teje la suya propia. Los protagonistas de su historia son el cuento, el narrador, el gesto, el espacio. Y hace de la imagen su voz.

El narrador cuenta sin hablar. El fotógrafo narra en silencio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s