CuentaLab – El vacío presente

Un CuentaLab es un salto a la piscina con los ojos cerrados, sin saber si hay agua.

Es un experimento formulado en los siguientes términos: “a ver qué pasa si reúno a personas de diferentes disciplinas y procedencias, y les propongo un tema para expresarse con libertad”.

El vacío presente ha sido el primer salto. Y a juzgar por las salpicaduras y el chapoteo, seguramente la piscina estaba bien llena.

CuentaLab

El trampolín para dar el salto se ha dispuesto como un lugar del que tomar posesión, un espacio donde el vacío ya se ha encarnado como la ausencia de un patrón rígido bajo el cual perfilar la conversación, y también como carencia de normas estrictas acerca del funcionamiento de la sala y del propio encuentro. Así, en un CuentaLab el tiempo, el espacio y los elementos disponibles en él se usan según las circunstancias requieren. Y las personas fluyen en el espacio y en los turnos de palabra según las necesidades de cada momento.

El primer empujón hacia el agua nos lo ha dado Yoshi Hioki, proponiendo un juego para que todos veamos de manera sencilla cómo se genera y percibe el vacío. Colocando piedras sobre una hoja de papel en blanco, hemos podido descubrir cómo se relacionan los objetos con el espacio que queda entre ellos, y cómo donde antes había una nada abstracta, ahora se delimitan claramente los vacíos.

Con las primeras brazadas, el vacío se va perfilando como silencio en un discurso, o el  vacío interior, como falta de sentido en las acciones de la vida de una persona.

El vacío como la hoja en blanco que representa el bloqueo del artista. Vacío como la distancia que separa a una abuela y su nieta e impide el abrazo, pero que se llena instantáneamente con una mirada a través de una pantalla, y que acerca las dos almas.

Vacío también como el interior de una estancia que permite utilizarla y experimentarla, como lugar en el que hay espacio para habitar, como espacio de encuentro en las plazas de las calles.

El vacío como la falta de relatos que nos cuenten exactamente lo que sucedió generaciones atrás en este mismo lugar en que habitamos ahora, y que nos impide reconstruir con veracidad la historia, y por tanto, nos dificulta entendernos a nosotros mismos.

CuentaLab

Tras esta inmersión en el vacío, se me antoja que éste se hace presente cuando lo podemos experimentar, cuando lo miramos y tocamos, cuando lo utilizamos, en fin, como la base sobre la que empezar a crear, como el silencio necesario sobre el que poder colocar las palabras, y que éstas sean escuchadas.

Elena Morado
Escritora y directora de producción de Cuentacuarenta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s